Terapia Infantil en Huelva

Muchos padres nos llaman para preguntarnos si atendemos a niños y la mayoría se preocupa porque creen que es muy difícil que podamos hacer terapia con ellos, es por eso que hoy queremos hablar sobre la terapia infantil.

La terapia infantil es tanto o más importante que la terapia con adultos porque en la infancia suelen ocurrir una gran cantidad de situaciones difíciles de comprender para la mente de un niño y que pueden llegar a crear ciertos traumas o que pueden condicionar el desarrollo de su personalidad de forma negativa.

Es cierto que no siempre es necesario que la terapia infantil sea inminente ni que debamos trabajar de la misma forma, sobre todo es importante tener en cuenta la edad y la problemática que presente el niño para que el psicólogo determine cuál es la mejor opción en cada caso.

Lógicamente, para realizar una terapia infantil, no podemos utilizar las mismas herramientas que en la terapia con otros colectivos, porque para acceder al pequeño y provocar que se abra y se comunique con nosotros, los terapeutas debemos adaptarnos a sus necesidades. Y… ¿Qué es lo que un niño utiliza como medio para socializarse? Indiscutiblemente, el niño de socializa a través del juego.

El juego es el lenguaje fundamental de un niño y por eso es la vía perfecta para ayudarnos a trabajar con ellos. El juego les da la tranquilidad y la seguridad necesarias para que la terapia sea eficaz, es por eso que los terapeutas infantiles debemos tener una buena colección de juegos, muñecos, materiales para hacer manualidades o figuras… porque son nuestros grandes recursos en este ámbito de trabajo.

Por otro lado, es muy importante la presencia de la familia en la intervención terapéutica de un niño, ya que muchas de las dificultades pueden solucionarse con pequeños cambios en el trato o el comportamiento delante del niño, con ciertas normas o acuerdos en casa, etc… por eso nosotros hacemos muchísimo hincapié en la necesidad de que los padres y la familia en general estén implicados, porque de nada sirve todo el esfuerzo que se haga en las sesiones si cuando llegamos a casa se nos olvida seguir las pautas que nos da el profesional.

 Para terminar, me gustaría decir que los mayores regalos que podemos hacer a nuestros hijos es trabajar en nuestro crecimiento personal como padres para darles el mejor ejemplo que nos sea posible y darle la oportunidad y las herramientas para aprender a afrontar sus dificultades desde pequeños.

Si crees que tu hij@ puede necesitar ayuda, consultanos y te indicaremos cómo hacerlo. Infórmate en el 959030416 o en centro@kambalaya.org

Recuerda que los niños de hoy serán los adultos del mañana.