La Ansiedad, la protagonista del cuento

¿Sabías que los casos de ansiedad se han multiplicado en los últimos años? Junto con la depresión, la ansiedad es uno de los síntomas más habituales en las consultas de los psicólogos.

La ansiedad, tal y como vulgarmente se conoce, es un estado en el que las personas se sienten inquietas, nerviosas, angustiadas. Sin embargo, es importante decir que, en realidad, es algo que todos debemos tener en cierta medida para estar activos, para vivir, lo que ocurre es que si el nivel de ansiedad es muy alto, podemos tener diversos síntomas que no son para nada agradables.

Los síntomas que aparecen cuando tenemos un nivel de ansiedad que no es saludable pueden ser físicos (sudoración, taquicardia, opresión en el pecho, dificultades respiratorias, dolores de cabeza, molestias gástricas, mareos…), psicológicos (preocupación, miedo, inseguridad, dificultad para tomar decisiones, pensamientos negativos,  dificultades para pensar, estudiar, concentrarse…) y motores (evitación de situaciones temidas, fumar, comer o beber en exceso,  movimientos repetitivos, tartamudeo, llanto…).

La ansiedad puede sentirse de forma continuada o en crisis momentáneas y puede aparecer ante diferentes situaciones como por ejemplo ante situaciones que parecen amenazantes o que pensamos que pueden suponer un riesgo, en momentos que no podemos controlar, cuando el estrés del trabajo es excesivo, cuando nos encontramos ante algo que nos provoca mucho miedo (como es el caso de las fobias), el problema es que cuando persiste en el tiempo y es bastante intensa, las personas dejan de vivir y disfrutar del momento presente, suponiendo un impedimento para el transcurso normal de la persona, y ante eso ¿Qué podemos hacer? Hay algunas actividades que pueden servir de ayuda, pero cuando por uno mismo no somos capaces de controlarla, es necesario pedir ayuda a un profesional.

Al contrario de lo que se pueda pensar, cuando la ansiedad no se trata con un profesional, la persona puede tener graves consecuencias a medio y largo plazo. Podemos vernos en situaciones laborales que no podamos desempeñar, necesidades familiares que no podamos satisfacer o actividades diarias que no seamos capaces de afrontar (porque puede requerir enfrentarnos a algo que nos da pánico). Lo peor de todo es que muchas veces la ansiedad no tratada puede derivar en otros problemas psicológicos como depresión o consumo de alcohol u otras sustancias.

Los psicólogos (entre otros profesionales) trabajamos constantemente con personas con ansiedad y podemos ayudar a aquella persona que lo desee y esté dispuesto a trabajar para que su vida mejore. No recetamos medicación como los médicos, pero ten por seguro que podemos ayudarte.

Si necesitas ayuda con tu ansiedad, no te demores, todo tiene solución.

Busca ayuda.

María Mascareña